Tras un 2021 marcado por las acusaciones hacia el CEO, Bobby Kotick el acuerdo entre las dos compañías supondría su salida definitiva.

Aunque su puesto como CEO de Activision Blizzard parecía firme por el momento, ya que Bobby Kotick cuenta con un contrato realmente blindado. Tal y como se puede leer en el documento enviado a los inversores, donde se especifican los detalles del trabajo y posible despido del CEO, éste podría cobrar más de 292 millones de dólares si se le expulsa debido a un cambio de control en la empresa. Sin embargo, su futuro podría estar definitivamente fuera de la compañía, tal y como han reportado las fuentes del The Wall Street Journal, quien también ha adelantado la noticia de la compra.

Según las fuentes de The Wall Street Journal, aunque Microsoft habría anunciado que Bobby Kotick continuará ejerciendo como director ejecutivo de Activision Blizzard, ambas compañías habrían acordado que se irá una vez esté cerrado el trato, un escenario que debería darse a lo largo de 2023.

Todavía tendremos que esperar en torno a un año para ver los movimientos estructurales de la compañía, incluyendo la malograda figura de Bobby Kotick. Mientras tanto, Xbox y sus estudios prometen vivir un crecimiento nunca visto con la llegada de los nuevos estudios y las importantes franquicias que acompañan a Activision Blizzard.

Mantente siempre informadoTelegramInstagram, FacebookTwitter