Sony ha ofrecido los datos del último trimestre fiscal, cerrado el 30 de septiembre, y anuncia que PlayStation 5 ha vendido 3,3 millones de consolas entre julio, agosto y septiembre.

PS5 ha alcanzado los 25 millones desde su lanzamiento en noviembre de 2020. De PS4 no se actualizan datos y se mantendría en los 117 millones. Otros datos relevantes son los 45,4 millones de suscritos a PlayStation Plus, 1,8 millones menos que en el mismo periodo de 2021, que Sony explica con el descenso de juego de los usuarios de PS4. Por esta razón una de sus prioridades es introducir más rápidamente su actual consola y parece que pueden alcanzar sus expectativas para el año fiscal, gracias a que los problemas de suministros y logística se están reduciendo: han conseguido producir 6,5 millones de consolas en el último trimestre, más de lo planeado. La subida en el precio de la consola no habría afectado a la demanda, según el director financiero Hiroki Totoki.

En cuanto a juegos, PS5 y PS4 suman 62,5 millones de títulos durante el trimestre de los cuales 6,7 millones son first party. El 63 % fueron juegos vendidos en distribución digital, un poco más 62 % que el dato de hace un año. Para God of War Ragnarok, el gran lanzamiento de Sony en el actual trimestre, Sony espera un rendimiento similar al último God of War, que ha superado los 23 millones de copias vendidas.

La división de juegos y servicios online ha obtenido unos ingresos de récord para un segundo trimestre, no solo de Sony sino de cualquier fabricante de hardware: 4880 millones de dólares, un 12 % más que el año pasado. Sin embargo los beneficios descendieron un 49 % comparado con el año pasado por los costes de adquisición de desarrolladores y el impacto negativo en los cambios de yen y el dólar.

Mantente siempre informado: TelegramInstagram, FacebookTwitter